dijous, 19 de desembre de 2013

MICRORELATS DE NOVEMBRE / MICRORRELATOS DE NOVIEMBRE (III EDICIÓ / EDICIÓN) (2)





Publiquem els microrelats que van arribar a les deliberacions finals en la categoria en castellà de la convocatòria de novembre.

Recordem que els microrelats concursants publicats al blog s'inclouran en una publicació en paper que recollirà aquells textos guanyadors i finalistes de cada categoria de totes les convocatòries mensuals.






Publicamos los microrrelatos que llegaron a las deliberaciones finales en la categoría en castellano de la convocatoria de noviembre.

Recordamos que los microrrelatos concursantes publicados en el blog se incluirán en una publicación en papel que recogerá aquellos textos ganadores y finalistas de cada categoría de todas las convocatorias mensuales.








Cuidados paliativos

El texto ingresó la pasada noche en el hospital tras resentirse de los graves errores gramaticales. Actualmente se encuentra en observación, vigilado por filólogos y hombres de letras, que le han suministrado analgésicos, antiinflamatorios, sedantes y otro tipo de antibióticos. Aun así, las palabras se sienten cada vez más débiles. Los párrafos son incapaces de sostenerse por sí mismos. Han perdido fuerza aquejados de graves afecciones como el dequeísmo, el laísmo o la ausencia de tildes. A las que hay que sumar otras dolencias fatales como la discordancia y las faltas de ortografía. El último parte médico lo deja muy claro. Se teme por la vida del escrito. Las próximas correcciones pueden ser cruciales.

Rubén Gozalo Ledesma
Salamanca










Aquelarre

A veces venían, a veces no, nunca los veía pero sabía cuando estaban porque hablaban entre ellos y se acostumbró a oírlos mientras peinaba a sus muñecas, hacía los deberes o estaba a punto de dormirse. Creció en su compañía y pensó que aquello le pasaba a todo el mundo, hasta el día que sus amigas del colegio se burlaron de ella, tomándola por loca. Se hizo el firme propósito de no hablar nunca más de ello y se tapaba los oídos cuando volvían aquellas conversaciones suspendidas en el aire para no escucharlas. El tiempo y la negación hicieron de ella una mujer respetable. Su toga y renombre se convirtió en azote de brujas, hechiceras y chamanes. Ha conseguido acallar las voces, todas menos una que cada noche, en el silencio de su almohada, le susurra insistentemente al oído: ¿Por qué lo haces?

Esperanza Temprano Posada
Madrid










París

Sintonizaba una emisora de fuera por el gusto de oír hablar en francés, aunque no entendía nada. Y es que ella querría haber nacido en París. Tomar "café olé", decía, en una de esas plazas llenas de pintores con bigote, hacerse fotos junto a la Torre Eiffel, escuchar las campanas de Notre Dame dando las horas. Soñaba con pasear en góndola bajo el Puente de los Suspiros, bajar por las escaleras del Palacio de Sissí Emperatriz. Anhelaba ver de cerca las pirámides de Cleopatra , subir al Empire State de King Kong y Cary Grant.
Ella, que jamás había pisado el extranjero, un día tuvo la oportunidad de visitar el país galo con un programa municipal para jubilados, pero no quiso ni oír hablar de ello. Temía que al final, París no fuera cómo lo tenía en su cabeza.

Miguelángel Flores
Sabadell (Barcelona)











El pez de Pedrito

Desde hace quince días Pedrito madruga y se desplaza al malecón con una caña de pescar y un cuchillo. Sabe lo que quiere, de modo que si el pez no es de color gris verdoso  -con una mancha negra rodeada de una línea clara en el centro de cada uno de sus flancos-,  lo arroja de nuevo al agua. Le contaron la historia en la catequesis y está seguro que si a ellos les sirvió para encontrar la moneda de oro con la que pagar el tributo para entrar en el templo, él hallará la que necesita para que a su madre no le quiten el piso.
Está teniendo peor suerte, ya ha pescado más de una docena y ninguno contenía la moneda ni en la boca y ni en el interior. A ellos les salió con el primero. Empieza a dudar. Teme que  -además-  no pueda hacer la Primera Comunión.

Javier Ximens
Madrid




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada